Cebo de Campo y Cebo Ibérico

Categoría verde y blanca. Todos de raza 50 % ibérica, de cebo de campo o de cebo ibérico, son una excelente opción bastante más económica que sus hermanos los ibéricos de bellota, y que además tienen unas cualidades y características excepcionales para disfrutar del buen jamón ibérico. Jamones y paletas disponibles en piezas completas, deshuesadas o loncheadas. Gastos de envío gratis en toda la península para pedidos superiores a 200 €. Envíos en 48 – 72 horas.

JAMONES Y PALETAS DE CEBO DE CAMPO Y CEBO IBÉRICO

40295
Envío Gratis

Filtros

40295
Marcas
Envío Gratis
Formato
Procedencia

JAMON DE CEBO DE CAMPO

El jamón Ibérico de Cebo de Campo o etiqueta verde se obtiene de cerdos criados en libertad en dehesas naturales total o parcialmente, todos ellos de raza ibérica en un porcentaje que suele oscilar entre el 50 y el 75 % de pureza. A diferencia del jamón de bellota, los cerdos de cebo de campo además de alimentarse de las plantas autóctonas y frutos de la zona de crianza,  son cebados con piensos naturales, con base de cereales o legumbres. Es decir, el periodo de crecimiento (hasta los 100 Kg) se realiza de la misma manera que para el jamón de bellota. Y es en el periodo de montanera cuando se empieza a alimentar a estos cerdos a base de estos cereales y legumbres hasta alcanzar su punto de crecimiento óptimo para elaborar los jamones de cebo de campo de máxima calidad.

Es fácil distinguirlos en las tiendas, ya que estos productos son etiquetados con un precinto de color verde, la tercera mejor categoría en el ranking de jamones ibéricos. Además, en el etiquetado se especifica que estos jamones y paletas son de cebo de campo ibérico.

JAMON DE CEBO IBÉRICO

El jamón de cebo ibérico o etiqueta blanca es el que se obtiene de los cerdos de cebo ibérico. Estos cerdos son de raza ibérica, normalmente en un 50 % de pureza, son criados en granjas y alimentados a base de piensos con base de cereales y legumbres. La principal diferencia con el jamón de cebo de campo y y el jamón de bellota es su crianza, llevada a cabo en cautividad, al contrario de los otros dos tipos cuyo crecimiento se desarrolla en la dehesa.

Esto tiene puntos negativos como la ausencia de alimentación natural, y el menor movimiento y ejercicio del cerdo durante su vida, traducido en una carne menos jugosa y sedosa.

Sin embargo, este jamón tiene un punto positivo: su precio. Es la opción más económica para disfrutar del jamón ibérico, y esto es principalmente debido a dos factores. En primer lugar, su producción es más económica que los cerdos de campo, ya que no hay que trasladarlos a la dehesa, están controlados en un espacio cerrado cuyos costes de mantenimiento son menores. En segundo lugar, la producción del jamón de cebo ibérico tiene menos limitaciones que el jamón de bellota. Mientras que el número de ejemplares de este último está delimitado por el número de bellotas que la dehesa utilizada para su crianza es capaz de producir, en el caso del jamón de cebo ibérico el número de ejemplares es más flexible y se puede adaptar de una mejor manera a la demanda, reduciendo así también su coste en el mercado. Por ello la venta de jamón ibérico de cebo de campo es cada vez mayor, tanto en tiendas online como en supermercados y tiendas especializadas.

Se reconocen en la tienda por su etiqueta blanca, la cuarta categoría en el ranking del jamón ibérico. Pero pesar de ser considerados una categoría inferior al jamón de cebo de campo y al de bellota, son una excelente opción para degustar un buen jamón ibérico a un buen precio. De hecho, a muchas personas les gusta más este tipo de jamones por sus características, aromas y sabores. La única manera de elegir cual se adapta mejor a lo que buscamos, es probarlos todos, y elegir nuestro favorito.