Jamón Serrano – Jamón Blanco

El Jamón Serrano es como coloquialmente se conoce al Jamón Blanco. Es el jamón que se obtiene de las patas traseras de cerdos de raza blanca. 

El jamón serrano es un producto muy consumido en España, debido a su gran sabor y a su bajo precio en comparación con otros tipos de jamón.

A continuación os dejamos con la mejor selección de productos para comprar jamón serrano de máxima calidad al mejor precio.

COMPRAR JAMÓN SERRANO

PRÓXIMAMENTE

¿Qué es el Jamón Serrano? ¿Jamón Blanco?

El Jamón Serrano es una alimento típico de España producido a partir de las patas traseras de cerdos, tanto de raza blanca como de raza ibérica en sus diferentes purezas (100, 75 y 50 % raza ibérica). Aunque el jamón ibérico entra dentro de los tipos de jamón serrano, lo cierto es que coloquialmente se refiere al jamón blanco como jamón serrano para diferenciarlo del ibérico. 

El Jamón Blanco es un jamón procedente de cerdos de raza ibérica, criados en granjas y alimentados a base de piensos. Los jamones serranos o blancos son secados y curados durante periodos de entre 9 y 15 o más meses, y dependiendo de este periodo, el jamón serrano tendrá una denominación específica que describiremos en el siguiente punto

Tipos de Jamón Serrano

El jamón serrano tiene unos procesos de curación hasta alcanzar su punto óptimo de maduración. Estos periodos dependen de diferentes factores, como las temperaturas, el peso de las patas, el criterio del fabricante… Pero a grandes rasgos podemos diferenciar 3 tipos de jamón serrano según los tiempos de maduración.

Jamón Serrano de Bodega

Es el jamón serrano que menos tiempo pasa en la bodega. El tiempo de curación de este jamón ronda entre los 9 y los 12 meses. Es el jamón serrano más rápido de producir, y también suele ser el más barato.

Jamón Serrano Reserva

Este jamón serrano tiene un periodo de maduración de entre 12 y 14 meses.

Jamón Serrano Gran Reserva

Es el jamón serrano con más tiempo de maduración de todos. El periodo de curación suele ser de 15 o más meses, dependiendo del fabricante y del peso de la pieza. Este jamón suele ser algo más caro y tener unas propiedades organolépticas algo superiores a las otras dos variantes.

 

Sin embargo, es muy difícil diferenciar a simple vista cada tipo de jamón serrano, ya que sus propiedades suelen ser muy parecidas, y los factores que influyen en su sabor, índice de grasa, color… suelen darse sobre todo en el tratamiento del cerdo en su crianza, que suele ser el mismo en todas las variedades. 

Cómo conservar el Jamón Serrano

El jamón blanco o jamón serrano es un producto perecedero y hay que tener cuidado tanto en su conservación como en los tiempos de consumo.

Si se adquiere una pata de jamón serrano entera, hay que conservarla en un lugar seco que ronde los 20 y los 24 grados centígrados. Una vez empezada, se debe tapar la carne, preferentemente con la misma grasa del jamón que previamente se ha quitado para empezar el jamón. Si no la hemos guardado, se puede tapar con un paño de mano seco o impregnado en la grasa de la pata.

Una vez empezado el jamón, se recomienda consumir en un plazo máximo de 7 semanas. Esto es importante ya que no debemos olvidar que es un producto que, a pesar de estar curado, se trata de carne en crudo.